AutorFernando
DificultadIntermedio

¿Estás cansado del clásico pesto genovés y quieres cambiar el color de tu pasta? Si es así, el pesto siciliano es la variante para ti. La elaboración de esta versión hace referencia a los frutos típicos de la tierra de esta espléndida región: tomates en racimo, ricotta, piñones y mucha albahaca, que juntos crean un derroche de colores y sabores.

Productos1 Serving
Tiempo de preparación15 mins

 500 grs Tomates en racimo
 50 grs Piñones
 150 ml Aceite de oliva extra virgen
 1 Diente de ajo
 1 Manojo de albahaca
 100 grs Queso Llanero de Artequesos o Parmesano Reggiano DOP
 150 grs Queso Ricotta de Artequesos
 Salal gusto
 Pimienta negraal gusto

Para tener en cuenta
1

Como todas las recetas regionales, esta también cuenta con numerosas adaptaciones, es decir, pequeñas variaciones en los ingredientes básicos que reflejan las tradiciones y los productos típicos de la zona.
Por ejemplo, el pesto Trapanese se prepara con almendras peladas. Está también el pesto de tomates secos hay otro con pistachos de Bronte. En resumen, cada quien hace su propio pesto con los ingredientes que tiene a disposición. La peculiaridad del pesto siciliano, sin embargo, es precisamente la ricotta. El pesto siciliano es un condimento perfecto para todo tipo de pasta, pero combinarlo con fideos o pasta casera te conquistará a ti y a tus invitados.
Además, su preparación no solo es totalmente cruda, sino también muy rápida, ideal para los que tienen prisa, pero quieren sorprender y preparar un plato verdaderamente delicioso. ¡Solo tienes que probar los colores y el sabor irresistible del pesto siciliano!

Preparación
2

Comienza lavando los tomates con cuidado y partiéndolos por la mitad. Una vez divididos, retira el interior y exprímelos para quitar las semillas y el jugo sobrante. Luego lava las hojas de albahaca con agua corriente y, después de haberlas escurrido, sécalas con un paño.
Vierte los tomates en una batidora, añade las hojas de albahaca lavadas y secas y los piñones.
Pela un diente de ajo. Córtalo por la mitad y añádelo a la mezcla junto con los quesos, sal, pimienta al gusto y el aceite de oliva.
Opera la batidora a baja velocidad para controlar el nivel deseado de cremosidad. De hecho, puedes decidir si quieres obtener una mezcla más o menos cremosa. Cuando el pesto haya alcanzado la consistencia adecuada, comprueba si todavía necesita sal y pimienta. ¡Ahora el pesto siciliano está listo para enriquecer y colorear tu pasta!

Categoría,

Ingredientes

 500 grs Tomates en racimo
 50 grs Piñones
 150 ml Aceite de oliva extra virgen
 1 Diente de ajo
 1 Manojo de albahaca
 100 grs Queso Llanero de Artequesos o Parmesano Reggiano DOP
 150 grs Queso Ricotta de Artequesos
 Salal gusto
 Pimienta negraal gusto

Instrucciones

Para tener en cuenta
1

Como todas las recetas regionales, esta también cuenta con numerosas adaptaciones, es decir, pequeñas variaciones en los ingredientes básicos que reflejan las tradiciones y los productos típicos de la zona.
Por ejemplo, el pesto Trapanese se prepara con almendras peladas. Está también el pesto de tomates secos hay otro con pistachos de Bronte. En resumen, cada quien hace su propio pesto con los ingredientes que tiene a disposición. La peculiaridad del pesto siciliano, sin embargo, es precisamente la ricotta. El pesto siciliano es un condimento perfecto para todo tipo de pasta, pero combinarlo con fideos o pasta casera te conquistará a ti y a tus invitados.
Además, su preparación no solo es totalmente cruda, sino también muy rápida, ideal para los que tienen prisa, pero quieren sorprender y preparar un plato verdaderamente delicioso. ¡Solo tienes que probar los colores y el sabor irresistible del pesto siciliano!

Preparación
2

Comienza lavando los tomates con cuidado y partiéndolos por la mitad. Una vez divididos, retira el interior y exprímelos para quitar las semillas y el jugo sobrante. Luego lava las hojas de albahaca con agua corriente y, después de haberlas escurrido, sécalas con un paño.
Vierte los tomates en una batidora, añade las hojas de albahaca lavadas y secas y los piñones.
Pela un diente de ajo. Córtalo por la mitad y añádelo a la mezcla junto con los quesos, sal, pimienta al gusto y el aceite de oliva.
Opera la batidora a baja velocidad para controlar el nivel deseado de cremosidad. De hecho, puedes decidir si quieres obtener una mezcla más o menos cremosa. Cuando el pesto haya alcanzado la consistencia adecuada, comprueba si todavía necesita sal y pimienta. ¡Ahora el pesto siciliano está listo para enriquecer y colorear tu pasta!

PESTO ALLA SICILIANA